INDUSTRIA SIN CHIMENEA

Ambicioso proyecto: cómo será la "nueva" Primera Confitería

El Ente de Turismo de la provincia quiere levantar nuevamente el espacio ubicado en el cerro San Javier.

La Primera Confitería volverá a brillar en San Javier. Foto: eltucumano

La Primera Confitería volverá a ser un lugar de encuentro para tucumanos y turistas: un proyecto del Ente Autárquico Tucumán Turismo (EATT) busca devolverle su esplendor. 

La Primera Confitería de San Javier fue inaugurada en mayo de 1938 bajo el nombre de Confitería Parque Aconquija. En la década del noventa el espacio comenzó a deteriorarse y con el comienzo del nuevo milenio llegó un intento de renovar la concesión del lugar que tampoco funcionó. 


En marzo de este año, el Gobernador Juan Manzur y el ministro de Desarrollo Productivo, Álvaro Simón Padrós, firmaron un decreto para poner el inmueble bajo la administración y custodia del Ente Autárquico Tucumán Turismo (EATT), que gestiona junto con un grupo empresario de inversores la recuperación del lugar. 

"La idea es volcarlo a la gastronomía y a la prestación de servicios. Bar, restaurante y que se convierta en punto de partida para excursiones, cabalgatas y senderismo, entre otras actividades en la naturaleza”, destacó el presidente del EATT, Sebastián Giobellina.

Según las estimaciones de Giobellina, las obras podrían estar listas en un año. “La recuperación de este edificio histórico tiene una doble finalidad: por un lado, revalorizar nuestro patrimonio y, por otro, recuperar un espacio turístico en las Yungas, en el marco de un plan mucho más integral para este circuito a minutos de la ciudad", explicó. 

Así es el proyecto de lo que será la nueva "Primera Confitería". Foto: Ente de Turismo de Tucumán.

"En esta gestión nos propusimos crear infraestructura de calidad y para ello contamos con apoyo de la Provincia y la Nación con obras que impulsan nuevos servicios y oportunidades de empleo para los tucumanos”, agregó el funcionario. 

En ese contexto, cabe recordar que también está en marcha un proceso de revalorización en el Cristo de San Javier, por lo que toda el área de las yungas tucumanas tendrá más infraestructura para ofrecer a sus visitantes.