PARA DESCUBRIR

La Ciénaga, un tesoro tucumano en medio de las montañas

La ex escuela albergue 388, en Tafí del Valle, fue reconvertida por el Ente de Turismo para recibir a los visitantes.

La Cienaga, un lugar para descubrir. Fotos: Google (Void_tek)

La escuela-albergue 388 de La Ciénaga, en Tafí del Valle, estuvo abandonada durante años hasta que en 2015 el Ente de Turismo la reconvirtió en un albergue para los visitantes que necesitan recargar energía para seguir vieja por las montañas tucumanas. 

Virginia Zerrizuela, referente de turismo activo del Ente, destacó que en el lugar “se realizaron tareas de mantenimiento para garantizar el funcionamiento de los servicios de electricidad, agua caliente, los baños, la cocina y todo lo que los visitantes necesitan al arribar. Es un lugar muy concurrido que en esta temporada ha trabajado mucho y del que nos han hecho devoluciones muy positivas”.

Fotos internas: Ente de Turismo

Por su parte, Pedro Fassio, que llegó desde Buenos Aires para hacer un entrenamiento de trekking en equipo, destacó: "Es un oasis tener este albergue en medio de los valles. Con el grupo que fuimos tuvimos una experiencia excelente, estaba impecable y ordenado, y apenas volvimos se lo comencé a recomendar a todos mis amigos. Es un lugar soñado para ir a pasar unos días, no solo para los montañistas, sino para cualquier persona que se anime a llegar”. 

“Son 11 kilómetros con un par de trepadas abruptas, por eso también tenemos la opción de hacerlo a caballo”, comentó por Carlos Figueroa, propietario de “CF Senderismo”, una de las empresas de turismo activo que ofrece excursiones al albergue.
“La vista es sensacional y las fotos que se toman desde ahí son increíbles, eso es algo que alienta a mucha gente a animarse”, remarcó Figueroa. “El regreso siempre se hace cuando comienza a oscurecer, lo que nos regala también una postal única”, precisó.

“Caminantes de Montaña” también ofrece el recorrido hasta La Ciénaga. Renzo Di Berto, titular del emprendimiento, destacó: "Nuestra propuesta incluye todas las comidas, un cocinero, y el acompañamiento de un fotógrafo para tener un recuerdo único de la experiencia. Durante la estadía hacemos caminatas cortas para visitar distintos sitios y disfrutar los paisajes desde diferentes puntos".