ECONOMÍAS REGIONALES

Cómo es la planta de chacinados de La Cocha

El lunes, durante su visita a Tucumán, el Presidente inauguró la fábrica que dará valor agregado a la producción.

La planta de chacinados de La Cocha ya está operativa. Foto: Sec. de Comunicación Pública

Este lunes, Alberto Fernández dejó inaugurada la Planta de Chacinados de La Cocha. El emprendimiento dará valor agregado a la producción de emprendedores de la zona. 

El subsecretario de Producción y Empleo del municipio, Daniel Bayltalá, brindó algunos detalles de la flamante planta. “Es un ícono para La Cocha. Un proceso que abarca cinco puntos de un plan estratégico local: un centro de inseminación, sala de gestación y maternidad para 60 madres, sala de engorde, planta de chacinados y un proyecto que todavía está bajo análisis.  La demanda inicial será de 200 capones por mes y luego requerirá una producción anual de 150 madres”, precisó.


"Esto, no solamente favorecerá el trabajo en planta, sino también la comercialización, logística y la producción pecuaria primaria”, agregó. Asimismo, indicó que actualmente son asistidos 34 productores a los que se suman otros 26 para la etapa de gestación y maternidad conjunta. "Esta planta tendrá la prioridad de compra a ellos. La planta tiene capacidad laboral para 15 personas, a las que se incorporarán otros empleados de forma paulatina”, adelantó el funcionario.

“La apertura nos pone en un plano a nivel nacional para el conocimiento de la planta y a la vez representa una exigencia. Esta fábrica es un ícono para La Cocha que pasará a ser una ciudad que tenga oferta cárnica de chacinados y salazones”, evaluó.



•             La cuenta con una superficie de 750 m2 de área de producción.

•             Incluye cámara de recepción para 150 medias reses.

•             Cámara de enfriado de cortes de seis por tres metros.

•             Un horno de secadero de salame con capacidad para 1800 kilogramos.

•             Cámara para salazones con capacidad de 1800 kilogramos para bondiolas y salames.

•             Olla de cocción de 1.1 m3 y cámara de enfriado para productos cocidos.

•             El ritmo de trabajo para salame es de siete días cada 1800 kilogramos.