SALUD

El Avellaneda brinda atención especializada para la artritis reumatoidea

Los especialistas remarcan que quienes la sufren pueden llevar una vida normal con el tratamiento adecuado.

Foto ilustrativa: Region Net

El hospital Avellaneda cuenta con la Unidad de Reumatología que brinda atención especializada para esta problemática que afecta en una proporción muchísimo mayor a las mujeres que a los varones. 

“Gracias a los adelantos y a la investigación, se puede llevar una vida perfectamente normal con artritis reumatoidea”, destacó la coordinadora de la Unidad de Reumatología, Olga Del Valle Romano. “La artritis reumatoidea es una enfermedad inflamatoria crónica, autoinmune, que afecta mayormente a las articulaciones, pero también a los músculos y todos los órganos del cuerpo como pueden ser los ojos, el corazón, los pulmones, los riñones”, agregó. La especialista también explicó que las articulaciones que mayormente quedan afectadas son las de manos y pies.

“No se conoce la causa, sí se sabe es que es de origen genético, es decir que los pacientes tienen una predisposición a padecerla. A veces no se manifiesta en edad temprana, pero por algún impacto se dispara y se produce la enfermedad. La padecen más las mujeres que los varones, en una proporción de 9 a 1, entre los 20 y hasta 50 años. Pero se puede presentar desde niños y hasta adulto mayor”, señala. 

Hay una artritis reumatoidea que antes se la llamaba juvenil y afectaba a los niños hasta los 16 años, y la artritis del adulto a partir de los 16 años, pero también tenemos aquella que se presenta en mayores de 65 años. Gracias a los adelantos, el estudio y la investigación, se puede llevar una vida perfectamente normal con la medicación, el cuidado de las articulaciones y la fisioterapia”, detalló Romano.

Ante esta problemática, la gimnasia y ciertas actividades que no dañen la articulación, contribuye a la salud de los pacientes. Los signos que hay que tener en cuenta son: la fatiga, el dolor articular, la rigidez matinal que aparece cuando el paciente se levanta y no puede abrir bien las manos, las tiene entumecidas. “Ante esto podemos llegar a un diagnóstico precoz y cuanto más antes se haga el tratamiento es mucho mejor”, remarcó la referente de la Unidad de Reumatología del Avellaneda.