SALUD

¡Atención, papis! Cómo se puede reconocer la Dislexia y a dónde acudir

En Tucumán, el hospital Avellaneda cuenta con el área de "Maduración y Desarrollo Infantil" a donde se puede consultar para realizar la evaluación correspondiente. Desde el sector de Evaluación Neurolingüística explican que es importante la consulta temprana.

En el Hospital Avellaneda atienden casos de dislexia. Imagen ilustrativa

La Dislexia es un trastorno del aprendizaje que dificulta el proceso de lectura y el aprendizaje escolar. En el Hospital Avellaneda se realiza el diagnóstico y hay equipos que se encargan del abordaje de esta problemática. 

Nancy Costello, integrante del servicio de Maduración y Desarrollo Infantil a cargo del área de Evaluación Neurolingüística, explicó que se trabaja articuladamente con profesionales de diversas especialidades. Asimismo, señaló que cada vez se registran más consultas por niños en edad escolar- de 6 a 8 años en su mayoría- que presentan problemáticas en el aprendizaje. 

"La demanda es muy alta, tenemos la suerte de contar con un área de psicopedagogía y eso nos permite realizar diagnósticos en el área de lo que sería netamente aprendizaje y descartar o confirmar retrasos cognitivos", indicó.

 En cuanto a la dislexia en particular, Costello señaló que se trata de un trastorno que genera dificultad en los aprendizajes escolares, en la adquisición específica de la lectura y la escritura y agregó que se trata de uno de los motivos más comunes que se encuentran a la hora de incorporar aprendizajes. Quienes presentan este trastorno enfrentan más complejidad para identificar los sonidos del habla y para comprender cómo estos se relacionan con las letras y las palabras (decodificación).

"Al ser una destreza compleja la adquisición de la lecto-escritura, se podría decir que la dislexia presenta grados de dificultad diferentes, mayores en algunos niños que en otros, dependiendo también de la edad en la que se la detecte", explicó.


La licenciada también indicó que a partir de los cuatro años se pueden observar señalar a tener en cuenta, como por ejemplo, si el inicio del habla es tardío. "El niño a partir de los tres años empieza a incorporar un mayor vocabulario y a los cuatro a cinco años si le cuesta el aprendizaje de los colores, pronuncia mal las palabras, no puede adquirir las secuencias numéricas o secuencias cortas como las estaciones, rimas, el esquema corporal o si a partir de los seis años tienen un trazado invertido y modifican el sonido del gráfico de la letra, se debe sospechar y realizar las consultas pertinentes con áreas de psicopedagogía y fonoaudiología", explicó.

"El psicopedagogo interviene prioritariamente para descartar que no haya compromiso cognitivo, es decir que no esté comprometido el coeficiente intelectual del paciente y una vez descartado eso se podría decir que se encuentra un problema como la dislexia", agregó Costello.


Dentro de los tratamientos la licenciada destacó la importancia de contar con la Ley Nacional 27.306 que apunta al abordaje de las dificultades específicas de aprendizaje y que contempla el derecho del niño a adecuaciones en el espacio escolar, ya que tendrá otros tiempos de aprendizaje, priorizando para él entre otras cosas la oralidad antes que la escritura.