¡MARAVILLA!

Recomendaciones para cuidar la "marea rosada" de la Puna Catamarqueña

Cada verano, una de las poblaciones más grandes de Parina Chica se reproduce en la Laguna Grande. Piden encarecidamente a los visitantes que sigan una serie de normas. Es una especie amenazada en Argentina.

Marea Rosada, una maravilla a miles de metros de altura en el NOA.

Las "mareas rosas" de flamencos en las lagunas andinas de Catamarca son, sin duda, uno de los espectáculos naturales más maravillosos que tiene para ofrecer el NOA. Por es de vital importancia que se respete a estas coloridas poblaciones siguiendo las normas.

Desede Dirección Provincial de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas, dependiente del Ministerio de Agua, Energía y Medio Ambiente estudian los famencos que llegan a la Laguna Grande de Antofagasta de la Sierra y otros humedales. En este sentido, por ejemplo, se pueden destacar los operativos que el organismo realizó en diciembre en áreas Puneñas, como “Campo de Piedra Pómez” y “Laguna Blanca”. Asimismo, se realizaron diversas tareas de monitoreo de la avifauna acuática de las lagunas pertenecientes al Sitio RAMSAR “Lagunas altoandinas y puneñas de Catamarca” (Subsitio Norte).

Cabe destacar también que la Laguna grande recibe cada verano una las más importantes poblaciones de Parina chica (Phoenicoparrus jamesi), ya que se han llegado a censar unos 19 mil ejemplares de esta especie, considerada Amenazada en Argentina, lo que representa casi el 18% de la población global de la misma.

Desde la dependencia también pidieron a la población de la zona, turistas y visitantes en general que respeten las siguientes normas:

-Respetar los carteles indicativos ubicados en las márgenes de Laguna Grande.

-Mantenerse alejados de la laguna y los sitios de nidificación, tratando de no provocar el vuelo involuntario para sacar fotos a menor distancia.

-No avanzar fuera de la huella habilitada, ni realizar maniobras perturbadoras como acercarse en vehículo y/o tocar bocina para producir el asustamiento y consecuente vuelo de huida.

-No sustraer huevos, ni pichones de los nidos.

-Evitar sobrevolar con drones por sobre las colonias de nidificación ya establecidas y en general sobre las agrupaciones de estas aves. Estas acciones pueden derivar en el abandono de los nidos y la consecuente pérdida de individuos de la especie ya que el gregarismo es una de las principales tácticas comportamentales de defensa grupal de estas tres especies.