FIESTA DEL PONCHO

Los artesanos vendieron un 150% más que el año pasado

El rubro que más vendió fue el textil, también joyería. La 'yapa' en la Manzana de Turismo fue alentadora.

Uno de los rubros más elegidos fue el textil, pero todos vendieron sus creaciones.

Según informó la Secretaría de Turismo de Catamarca y consignó el diario local El Ancasti, en los diez días que duró la Fiesta del Poncho, y la extensión de una semana que se denominó “yapa" -que tuvo como sede el predio de la Manzana de Turismo-, los artesanos vendieron un 150% más que el año pasado. Además confiaron que uno de los rubros líderes de este año fue el textil, donde los tejidos, de todo tipo y lana, sobresalieron en ventas.

Armando Corpacci, director del Mercado Artesanal, confesó que las expectativas no eran las mejores ante un análisis previo por la crisis existente y las bajas ventas en otras ferias del país, donde habían solicitado información. Sin embargo los números finales demostraron que la Fiesta del Poncho fue la vidriera elegida por quienes buscaban comprar artesanías de excelencia.

Comentó que el sistema de ventas elegido por la mayoría de los artesanos fue Mercado Pago y además contar con posnet para recibir todas las tarjetas, y esto hizo repuntar las ventas de artesanos que no tenían expectativas.

“Todos los años el sistema de ventas es con tarjetas de crédito y débito, pero el mercado absorbía el costo del IVA y ayudaba a los artesanos a vender, pero desde el año pasado la gente viene con su posnet, tienen adherido Mercado Pago, algo que nos sorprendió gratamente, lo que demostró que la mayoría llegó preparado para vender sus productos. Entonces, las ventas fueron excelentes para la mayoría. En el salón del Mercado se vendió un 75% del total de las exposiciones. Fue una verdadera sorpresa para nosotros cuando nos decían que se quedaban sin mercadería; claro que esto no sucedió en todos los rubros ni tampoco a todos los artesanos tejedores. Tenemos artesanos que aún no reciben tarjetas, que no dejan su silla en el lugar que exponen y para un vendedor eso les juega en contra, y tenemos que seguir trabajando con estos artesanos aseguró".

"A los tejedores les fue muy bien, y en los últimos días repuntó la venta de quienes tenían mantas y puyos. Tenemos tejedoras de gran nivel que terminaron su producción y tejedoras que no pudieron vender porque les falta desarrollar el sistema comercial. Al rubro textil siguió joyería y luthería. No vendieron muy bien los metalúrgicos y la carpintería. Por la crisis los de joyería prepararon artesanías de precios bajos, vendibles y no se dedicaron a realizar joyas caras, por dar un ejemplo de las estrategias que tuvieron ante la crisis y para tener ventas”, explicó.

La "Yapa"

Además, Corpacci destacó las ventas y las visitas en la extensión de la feria tras la Fiesta del Poncho en la Manzana de Turismo, donde se trasladaron algunos artesanos por una semana.

“A los artesanos del mercado les fue muy bien, vendieron todo. Algunos se fueron a mitad de semana porque no tenían más que ofrecer y tuvimos que salir a buscar artesanos con producción porque teníamos turistas todos los días. Lo último que nos pasó fue unos turistas que pedía mantas de vicuña y tuvimos que buscar a Guillermina Zárate, por ser la tejedora más cercana que tenemos a quien le compraron dos mantas. Como balance fue muy positivo, en los primeros días ya la gente había vendido cerca de $180.000. Sin contar las mantas de vicuña que vendió Zárate”, concluyó.

(Fuente:: Diario El Ancasti)