Triangulo del Litio

Jujuy se asoció con Italia para producir baterías en Argentina

Será la primera empresa en lograr que el litio no se extraiga del país sino que salga como valor agregado. Se estima que ya hay una inversión de unos USD 2.000 millones en la Argentina en al menos 53 proyectos de capital extranjero

El triángulo de Jujuy, Salta y Catamarca es el centro más importante de litio del país.

La "revolución del litio", como le llaman algunos, ya está en marcha en la Argentina. A la guerra silenciosa que vienen librando en los últimos años empresas de Japón, Corea del Sur, China, Australia, Estados Unidos, Canadá y Francia en el norte argentino se le agregará ahora un factor clave: esta industria del oro blanco dejará de ser puramente extractiva para convertirse en productora local de baterías a nivel mundial.

La semana pasada se constituyó la piedra angular de este revolucionario proyecto con la puesta en marcha de una fábrica que será gerenciada por la empresa Jujuy Litio, integrada por JEMSE (Jujuy Energía y Minería, Sociedad del Estado) y la compañía italiana SERI, que tiene una larga trayectoria en la fabricación de baterías de litio en Europa. No sólo esto: la empresa italiana que la producirá en Jujuy tendrá mayor exclusividad que los países asiáticos a la hora de ingresar las baterías a la Unión Europea.

El proyecto es un emprendimiento público-privado que trabajará en coordinación con el Instituto del Litio para la incorporación de la tecnología especializada y la transferencia de conocimientos de todo el proceso del litio. Es decir, que a diferencia de las empresas extranjeras que hasta ahora se radicaban en Jujuy, Salta o Catamarca para extraer litio y llevarlo a sus países para la producción de baterías, en este caso la novedad es que las baterías se harán en Argentina.

Según datos oficiales de la Secretaría de Minería, se estima que ya hay una inversión de unos USD 2.000 millones en la Argentina en al menos 53 proyectos de capital extranjero. El mapa del litio argentino elaborado por el Servicio Geológico de Estados Unidos junto con el Servicio Geológico Minero argentino determinó que en Argentina hay unas 873.000 hectáreas disponibles de explotación de litio con 53 proyectos de extracción, de los cuales 27 poseen acuerdos de tenencia minera.

El acuerdo industrial que dio origen a Jujuy Litio SA, para el cual la fábrica aportó el 40% del capital, establece que el gobierno provincial proporcionará a la fábrica mixta exclusivamente el 5% del carbonato de litio producido en Jujuy. El desarrollo de este emprendimiento en Jujuy tiene una razón de ser clave: esta provincia se encuentra ubicada en el centro del denominado "triángulo de litio" (noroeste de Argentina, norte de Chile y Bolivia), donde el 85% de este elemento químico se concentra en todo el mundo.

Una mina de litio en el norte argentino

Para tener una idea del tamaño de semejante negocio, con la extracción anual de litio de la Argentina un país como Japón puede producir cerca del 50% de las baterías para teléfonos móviles y artefactos eléctricos a nivel mundial.

Hay otro dato clave que explica esta guerra silenciosa de capitales extranjeros que se lanzó en el norte argentino por la exploración y explotación de litio: Bolivia nacionalizó sus reservas y no deja que haya inversión extranjera en este producto valioso mientras que Chile limitó en los últimos años las licencias de explotación del "oro blanco" en la zona cordillerana. Así, la Argentina se convirtió en la meca elegida para las empresas extranjeras.

Además, desde la Secretaría de Minería de la Nación, estiman que la minería de litio recibirá hasta 2019 más de USD 700 millones inversiones con la concreción de proyectos tan sólo en Jujuy y Catamarca. Allí hay que agregar la fuerte inversión que se dio en los últimos años en Salta por más de USD 400 millones.

Se prevé un fuerte avance en la competitividad de las compañías mineras tras la sanción de la devolución anticipada de IVA a las firmas del sector, como propone el capítulo tributario de las reformas propuestas por el gobierno nacional. Hoy se obtienen 12 mil toneladas de litio al año, pero hay proyectos en marcha para aumentar la producción a 60 mil toneladas/año. La apuesta del proyecto italo-argentino en Jujuy podría ser el puntapie para que la "revolución del litio" sea realmente una revolución con industria local y no sólo extractiva.

Fuente: Infobae