PREOCUPACIÓN

La "hormiga argentina" amenaza los viñedos de Cafayate

Está dentro de la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo. No se había registrado su presencia en sitios de tanta altura.

La "hormiga argentina", una amenaza para los viñedos de Cafayate. Foto ilustrativa Biocea

Especialistas de la UBA dieron a conocer un informe que indica que se detectó la presencia de la "hormiga argentina" (Linepithema humile) en las cercanías de los viñedos de Cafayate, en Salta. Se trata de una de las especies invasoras más dañinas del mundo. 

Este tipo de hormiga es común en ambos lados de los ríos Paraná y Uruguay, y en la Mesopotamia; sin embargo, recientemente, la detectaron en Salta, cerca de los viñedos de Cafayate, según publicó la UBA. "Es la primera vez que se la encuentra en un sitio con estas características de altura y de desierto", señaló al diario La Nación Carolina Paris, desde el Departamento de Ecología, Genética y Evolución de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (Exactas UBA). 

La especialista señaló que detectaron la presencia de esta hormiga en San Pedro de Yacochuya, seis kilómetros al noroeste de Cafayate. En ese sentido, advirtió: "Nos preocupa que llegue a esa zona de producción vitivinícola, que es la más importante en el valle. Es un peligro potencial. Pero, en general, y lo digo por experiencia, a estos peligros potenciales nadie les presta mucha atención hasta que ocurren o explotan. Lo malo de esto es que una vez instalada esta hormiga, resulta casi imposible erradicarla". 

"Su alimento principal es la melaza, una solución azucarada que producen otros insectos. En este caso es la cochinilla de la vid, que consume la savia de la planta de la uva. Sus heces son muy dulces, y es lo que aprovecha la hormiga", explicó París. "En todas las comunidades, estas hormigas encuentran algún insecto que produce melaza y se deja de alguna manera 'ordeñar', o sea, debe estar dispuesto a dejarse tocar, a que se le acerquen y lo rocen las antenas. Esto hace las veces de una especie de estímulo, que lleva a la cochinilla a tirar la gota, que comerá la hormiga", agregó. 

En cuanto a este tipo de hormiga, la especialista detalló: "Desde el punto de vista humano, estas hormigas no tienen ninguna característica que llame la atención. No tienen espinas, ninguna coloración llamativa. Es una especie con muchísimas reinas por hormiguero, por ende con una alta reproducción. Por eso, cuando llega la primavera, la población literalmente explota. No tienen aguijón, o sea, no producen alergia; ni tampoco mandíbulas poderosas, son más bien pequeñas. Parecen casi inocuas, pero, respecto de las otras hormigas, son altamente agresivas. El hecho de ser tan abundantes ayuda a su agresividad y a su capacidad de someter y reducir a las otras hormigas".

En cuanto a la amenaza que implica para Cafayate, la especialista señaló que si bien la especie hasta ahora ha permanecido confinada a una pequeña área relativamente aislada, la reciente expansión de la superficie de viñedo en esta región pronto conectará esta área encapsulada con el resto del valle. "Cuando esto suceda, los ecosistemas vulnerables y la industria local principal se verán amenazados", indicaron María Schulze-Sylvester, José Corronca y Paris en la publicación científica Insects. "Le van a proporcionar a la hormiga un corredor hacia la zona productiva, y si llega a entrar a Cafayate, será un problema", advierten.

"Aconsejamos mantener intacta la zona de monte existente. Dentro de lo posible, cuando se instalan sistemas de riego, que sea por goteo, que es más eficiente de cara al uso racional del agua. Otra recomendación es que no se lleven leña del lugar ni transporten plantas", recomendaron los especialistas.