JUNTOS A LA PAR

La apertura de una sala maternal permite estudiar a madres adolescentes

La misma se creó en la Escuela Normal de Tucumán, por una iniciativa conjunta entre la Provincia y Unicef.

La Escuela Normal de Tucumán está estrenando su flamante sala maternal. La misma facilita el estudio de madres y padres adolescentes. Surgió a través del convenio de cooperación entre el Ministerio de Educación de Tucumán y Unicef Argentina.  La sala albergará a niños tanto de la Escuela Normal como de 9 escuelas secundarias asociadas.

La secretaria de Gestión Educativa, Isabel Amate Pérez, explicó: “Estamos cumpliendo con uno de los principios que marca nuestro plan estratégico y de gestión que es el de garantizar el derecho a la educación y lo hacemos en una escuela emblemática. Para nosotros no hay nada más importante que podamos cumplir con la ley de que todos los chicos estén en la escuela. Hoy la escuela secundaria tiene muchas causas de abandono y el embarazo adolescente es uno de esos, nosotros estamos generando diversas políticas y prácticas para que esto no siga sucediendo".

Por su parte, la especialista en Educación de Unicef, Cora Steinberg, destacó: "Es un proyecto que pone en marcha una modalidad muy innovadora que es articular el Nivel Inicial con las Escuelas Secundarias para poder garantizar que todos los adolescentes mamás y papás o aquellos que están al cuidado de sus hermanos puedan completar su secundaria y los más chiquitos tengan un espacio, una sala maternal con docentes de nivel inicial que los cuiden en un horario extendido para garantizar que tanto los más chiquitos como los más grandes puedan completar su educación básica”.

Cabe destacar que las salas maternales son una iniciativa que genera las condiciones para el cumplimiento de la obligatoriedad de la Educación Secundaria establecida por la ley 26.206 promoviendo la asistencia, permanencia y finalización de los estudios de madres, padres y hermanos mayores al cuidado de niños pequeños. Por otra parte, se pone en valor la finalidad pedagógica de la sala maternal como espacio propicio para la inserción temprana a la escolaridad de niños menores de tres años.


Algunas historias
Gabriela es una de las docentes con las que cuenta la Sala Maternal. "Los papás vienen muy contentos. Es excelente la respuesta porque se quedan tranquilos sabiendo de que sus bebés están en un lugar seguro y siendo estimulados”, celebró.

Ana Paula Tizzone, una mamá de 17 años que estudia en la Escuela Normal Juan Bautista Alberdi, consideró que "es un muy buen proyecto porque puedo estudiar y al mismo tiempo tener a mi bebé conmigo, puedo venir a verlo en los recreos y me está ayudando un montón. Estoy muy contenta”.