ALARMA

Descartan riesgo de contraer fiebre hemorrágica por coquear

Luego de que se detectaran casos de la enfermedad en Bolivia se extremaron las medidas. El mal se contagia de manera similar al Hantavirus.

Descartan que haya riesgos de fiebre hemorrágica por coquear. Imagen iilustrativa

Desde el Gobierno de Salta descartaron que se puedan dar contagios de la fiebre hemorrágica en Salta. En ese sentido, las autoridades sanitarias recordaron que el virus es sensible a la luz solar y que no sobrevive a temperatura ambiente. 

Griselda Rangeón, directora de Coordinación Epidemiológica dependiente del Ministerio de Salud Pública de Salta, señaló que un roedor que actúa como vector de la fiebre hemorrágica boliviana (FHB), pero que el mismo no habita en el territorio salteño, por lo que la exposición de las personas al arenavirus de esta especie sería nula.

La funcionaria señaló que la enfermedad se transmite por vía inhalatoria a través del contacto directo con el roedor campestre llamado callomys callosus o laucha de campo, su orina o heces. Esta especie, destacó, habita sólo en Bolivia y no se detectó en territorio nacional. 

De cualquier forma, Rangeón destacó que la enfermedad “se encuentra en el algoritmo provincial de vigilancia del síndrome febril agudo, para diagnóstico diferencial ante sospecha clínica, disponible en todos los servicios de salud de la provincia”. "El virus es sensible a la luz solar y se inactiva por el sol, es lábil, o sea que no sobrevive a temperatura ambiente y fuera del roedor infectado”, agregó. En ese sentido, señaló que el riesgo “es bajo, por lo que la población debe mantener la tranquilidad”.

"No se ha demostrado transmisión del virus por vía oral, lo que, sumado a la labilidad en el ambiente y su sensibilidad a la luz solar, hace que sea muy poco probable el riesgo en las personas que coquean”, agregó.



La fiebre hemorrágica producida por arenavirus se presenta como síndrome febril agudo, después de un período de incubación de 14 días desde la exposición. La fiebre es alta, entre 39 y 41 grados y se acompaña con dolor de cabeza, dolor articular y muscular. También se pueden presentar hemorragias en la piel del tronco, como petequias o hematomas y sangrado de nariz. Si no es controlada, puede evolucionar al shock, falla de órganos, hasta la muerte. Ante la presencia de síntomas como fiebre alta, dolor de cabeza, articulaciones o músculos, se debe efectuar la consulta en los servicios de salud para su diagnóstico, evitando la automedicación.